MUSEO DE ARTE BIZANTINO


Desde el año 1980 hasta el día de hoy, en La Ciudad de la Paz se ha ido desarrollando el arte de la «escritura» como medio de comunicación entre Oriente y Occidente, a la par que enriquecer a Occidente con los tesoros que permanecen en Oriente. Así, se creó un Taller de Iconos, en el que se «escriben» iconos, según las técnicas antiguas y, también, reproducciones de iconos sobre madera.

En la actualidad el Museo de arte bizantino, reconocido por la Generalitat Valenciana el día 23 de abril de 1999, cuenta con un fondo de, aproximadamente, unas doscientas obras entre las que podemos encontrar iconos antiguos y también, iconos modernos, en ambos casos originarios de Rusia, Eslovaquia, Grecia y Monte Athos... y los provenientes del propio Taller de iconos de La Ciudad de la Paz.

Podemos encontrar también, una amplia variedad de ornamentos religiosos así como diversas piezas de orfebrería bizantinos.

ORIENTE Y OCCIDENTE


Mientras Occidente va a expresar la fe vivida mediante la experiencia personal del artista, Oriente va a atenerse a unos cánones establecidos por la Iglesia. El primero va a expresar su propia experiencia y los propios sentimientos que experimenta su fe, pintando con total y absoluta espontaneidad cualquier motivo religioso que le es sugerido, solicitado o que, simplemente, atiende a expresar lo que él siente o experimenta. Así lo observamos, por citar algunos artistas españoles, en el Greco, Velazquez, etc.

Mientras tanto, en Oriente, los iconógrafos, siguiendo al maestro Dyonisios, buscan reproducir los mismo pasajes de los Evangelios, omitiendo cualquier experiencia o sentimiento personal vivido, tratando, simplemente, desde una profunda vida de oración, expresar el contenido de los Evangelios.

La Ciudad de la Paz dedica gran parte de sus esfuerzos a la expansión literaria y técnica de todo cuanto supone el mundo del arte bizantino a través de publicaciones especializadas, y a través de la «escritura» de iconos, pintados con técnicas más antiguas
.